Elementos que no pueden faltar en tu hoja de vida

la-hoja-de-vida-v1
0

La hoja de vida es nuestra carta de presentación frente a los reclutadores, es la herramienta utilizada para dar a conocer nuestro perfil profesional, así como resaltar algunas de nuestras cualidades personales y logros en el ámbito laboral, en otras palabras, es nuestro boleto de entrada para obtener la entrevista que esperamos, razón por la cual debe ser atractiva y convincente; cuidadosamente elaborada. A continuación enlistaremos algunos de los puntos a tomar en consideración al momento de armar la hoja de vida.

  1. En primer lugar es importante tener en cuenta tanto la tipografía, la redacción/ortografía como el diseño en sí de la hoja de vida. Existen diversas plantillas para ayudarte a crearlo y si bien este debe ser atractivo, no debe estar recargado en colores fuertes ni tipos de letras extravagantes.
  2. La extensión. Lo más recomendable es que tu hoja de vida no exceda las tres páginas, por tanto solo debe colocarse la información más relevante sobre estudios, experiencias laborales y una muy breve descripción de las funciones desempeñadas, así como de logros alcanzados. Dicha información debe ordenarse cronológicamente, preferiblemente partiendo desde lo más reciente.
  3. Para empezar, se debe colocar tu nombre y dirección residencial completos, entre otros datos personales como cédula, fecha de nacimiento, números telefónicos y correo electrónico. Lo más probable es que ya cuentes con una dirección de correo, pero si no es el caso, recomendamos elegir nombres sencillos en lugar de colocar direcciones como: tuprincesita@…/ beatygirl@…/ bandido507@…, entre otras; recordemos que se trata de un documento formal y por tanto debemos ser cuidadosos de su contenido.
  4. Formación académica, experiencia profesional, seminarios y/o capacitaciones, dominio de idiomas, programas o herramientas, son otros elementos que no pueden quedar por fuera de tu hoja de vida. También está permitido citar algunas habilidades, intereses u objetivos.
  5. Por otro lado, deben colocarse las referencias laborales (supervisores, jefes inmediatos, etc.) o referencias personales si aún no has tenido tu primera oportunidad laboral. Ambas deben incluir tanto nombre, cargo, contacto telefónico e incluso lugar de trabajo de los referidos.
  6. Por último se encuentra: la fotografía. La hemos dejado hasta el final puesto que colocar la fotografía puede considerarse más una elección que un requisito (esto va a depender del sitio y puesto de trabajo al que se esté aspirando), pero en el caso de utilizarla, se debe ser sumamente cuidadoso con la foto que se elige para colocar en el documento. Fotos tipo “selfie”, fotos de sesiones de quince años, de graduación o fotografías sugerentes, son las que debes evitar a todo costa si lo que quieres es causar buena impresión. Una vez más recordamos que se trata de nuestra carta de presentación formal para que los reclutadores se interesen en nosotros; no se trata de una concurso de belleza o el perfil para redes sociales.

Dejanos tu comentario